Alfa Romeo, Alfa Romeo Test

Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio AWD – El SUV compacto más rápido del mundo

Cuando nos dicen que el auto de prueba va a ser un SUV, lo primero que pensamos  es en ponernos “el chip” familiar en la cabeza para evaluar precisamente ese tipo de aptitudes y a veces dejar pasar  otros apartados no tan relevantes en éstos vehículos. Sin embargo, probar el Stelvio Quadrifoglio es diferente. Es prácticamente un súper deportivo con habitabilidad y altura, una espacie de Ferrari para todos los días. Y no es una exageración ya que la marca de Maranello es la responsable del motor de este súper SUV.

Exterior: Con respecto al Stelvio convencional, esta versión Quadrifoglio se ve mucho más musculosa y mejor plantada. El frente es sumamente personal, la parrilla Alfa toma el protagonismo combinándose perfectamente con las ópticas estiradas cual bigote y las grandes tomas de aire inferiores.  En el lateral, ausencia total de cromados y llantas oscuras de 20 pulgadas que dejan ver grandes discos de freno perforados con cálipers que hacen de punto focal. Las importantes salidas de aire en capot para disipar el calor son propias de esta versión y atrás cuenta con cuatro escapes reales responsables de expresar la sinfonía.

Interior: Muy similar al del Giulia, con apliques en fibra de carbono y algunos plásticos mejorables para un auto de su precio y categoría pero con una terminación excelente. Llama la atención el botón rojo de arranque en el volante tipo F1 que nos dice que éste no es un SUV convencional.  El cuadro de instrumentos de fácil lectura no oculta su ADN Alfa pero la multimedia se ve un poco básica con pantalla algo pequeña, le falta sofisticación.

Por otro lado la habitabilidad es muy buena, la posición de manejo algo alta aun en su punto inferior y las butacas deportivas se regulan eléctricamente. Las plazas traseras son muy espaciosas para cuatro pasajeros pero el quinto se verá muy perjudicado por el túnel de transmisión, las salidas de aire centrales y el respaldo algo vertical. Baúl de más de 500 litros con buen espacio de carga y buches inferiores para guardar objetos. Bien presentado, aloja la batería en la parte inferior donde se podría esperar ver una rueda de auxilio. Cuenta con kit reparación de pinchaduras.

Motor: Acá entramos en el terreno fuerte de este SUV Compacto. El motor es nada menos que un motor Ferrari al que se le quitaron dos cilindros. De ahí supongo vendrá ese sonido agudo que eriza la piel. Es un V6 biturbo de 2.9 litros que entrega nada menos que 510 CV y 600 NM de torque a partir de las 2500 RPM.  Es un motor de aluminio con lubricación por cárter seco y válvulas rellenas de sodio para disipar mejor el calor. Acoplado a una rápida caja automática de 8 marchas con enormes levas al volante es capaz de alcanzar los 100 Km/h en tan solo 3,8 segundos y alcanzar los 283 Km/h, nada mal para pasear con la familia…

Una gran diferencia con el Giulia es la tracción AWD. Este SUV en condiciones normales empuja con las ruedas traseras, pero cuando es necesario reparte hacia las de adelante hasta el 50% de la tracción. También puede repartir torque de izquierda a derecha, haciendo que reciban más tracción las ruedas que apoyadas en el exterior de la curva tienen más peso y más posibilidad de transmitir la potencia.

El comportamiento es el de un súper deportivo con la diferencia que estamos sentados más arriba. El paso por curva es sorprendente y la eficiencia del sistema es de primer nivel. Pero no todo es acelerar, en ciudad logra consumos interesantes alrededor de los 10 litros cada 100 Km. Es capaz de desconectar cilindros convirtiéndose en un poco sediento 3 cilindros. Todo el combo de sensaciones, sonido, dirección, posición de manejo es muy italiano y está orientado a quienes disfrutan el manejo.

Precio: El precio sugerido de esta versión Quadrifoglio AWD en Estados Unidos arranca en los 80.445 dólares lo que lo sitúa muy bien por ejemplo contra competidores como el Porsche Macan Turbo de 437 HP que se ofrece desde los 83.600 dólares.

Conclusión: Con respecto al Giulia en el que está basado este SUV, gana en tracción y versatilidad pero pierde cierta agilidad por un recorrido un poco más extenso de suspensiones. Todo esto se nota hablando de performances netas y uso al límite, cosa poco probable sin entrar a un circuito. Lo cierto es que el producto puede ofrecer sensaciones que no todos sus competidores serán capaces de igualar. Es bueno ver que Alfa Romeo vuelve a producir los autos de alta performance que jamás debió dejar de hacer, con su ADN italiano intacto.

Primer contacto en pista con el Alfa Romeo Stelvio y Giulia Quadrifoglio

Gustavo-Ventre--Real-Car-Test-Routiere TV

You Might Also Like

Déjanos tu opinión

Tu correo electronico no sera publicado. Campos requeridos han sido marcados con *