Nissan

Nissan: un equipo de trabajo con variadas culturas

Nissan: un equipo de trabajo con variadas culturas

Cuando en 2015 Nissan Motor Company anunció su llegada a la Argentina como terminal automotriz, no contaba con un solo empleado en el país. Hoy  sus más de 80 años de experiencia y una inversión de USD$600 millones para la fabricación de pick-ups a partir del 2018 están en manos de un equipo internacional con base en Córdoba y Buenos Aires. Entre ellos hay gente proveniente de Japón, México, Brasil, España, Holanda, Venezuela, y – por supuesto – Argentina.

No es fácil integrar ideas lejanas a la mentalidad local. Pero, ¿por qué optan por personal extranjero? Principalmente porque se trata de un proyecto en el que se está instalando una nueva línea de producción, desarrollada bajo estrictos controles para asegurar calidad, confiabilidad y durabilidad.

Es un gran desafío y responsabilidad llevar a cabo la producción de una pick-up  respaldada por la experiencia de Nissan. Actualmente las pick ups de Nissan se venden en 180 países y son apenas 3 las plantas que la producen: México, Tailandia y España. Y ahora Argentina se está sumando a este grupo.

Nissan sigue una filosofía llamada Monozukuri, que busca optimizar todos los procesos de la cadena de valor, guía y revisa cada detalle para  asegurarse de que el producto final será lo mejor para sus clientes.

Es por ello que es necesario el conocimiento técnico avanzado y especializado en el desarrollo de la Nissan Frontier. Muchos de los empleados extranjeros ya han tenido experiencia en proyectos similares en otros países (India, China y México, entre otros).

A medida que el proyecto avance, todas estas tareas podrán ser, poco a poco, reemplazadas por técnicos y profesionales argentinos debidamente entrenados.

Nissan: un equipo de trabajo con variadas culturas

Curiosidades

Con tanta diversidad cultural un tema no menor es la comida: si bien disfrutan mucho del asado, el vino, el mate y el fernet, tienen sus costumbres, por eso en la planta de Córdoba,  su comedor ofrece variantes según las nacionalidades. La idea es que se sientan “como en casa”.

La diversidad cultural y las diferencias en la vida cotidiana son un gran desafío para los expatriados. Muchos de ellos, sobre todo los japoneses, se siguen sorprendiendo cuando a las 7 de la tarde no hay nadie en un restaurante. También rescatan la amabilidad de los argentinos en el trato, pero también se sorprenden como se transforman cuando estan detrás del volante.

¿Cómo es la adpatación en el trabajo? Hay ciertos estándares de organización que difieren mucho entre los expatriados japoneses y los latinos: la extrema puntualidad para las reuniones, las minutas infaltables al finalizar y el orden sobre todas las cosas. Es por ello que todos realizan pequeños ajustes en los procesos para ser más claros y favorecer un mayor equilibrio.

Los esfuerzos son de todos los que trabajan en Nissan, tanto en lo personal como en lo laboral, deben adaptarse al entorno cambiante y flexible que tanto caracteriza a los países latinos.

La comida, la familia y los amigos están dentro de las cosas que más extrañan de sus tierras natales y  los japoneses aseguran que el queso crema “no es necesario para el sushi”.

You Might Also Like

Déjanos tu opinión

Tu correo electronico no sera publicado. Campos requeridos han sido marcados con *