Porsche, Porsche Test

Porsche 911 Carrera Cabriolet – El equilibrio a cielo abierto

Empezar describiendo el 911 por sus datos de ficha técnica o los números de performance, sería una injusticia. Por qué digo esto? Simplemente porque el 911 es un claro ejemplo de que el todo es mucho más que la suma de las partes. Lo que intento expresar es que puede haber otro automóvil deportivo con 379CV, incluso los hay mucho más potentes, también podemos encontrar modelos que aceleran en menos tiempo que los 4,2 segundos del 911 Cabrio pero estoy seguro que si tuviéramos en el garaje a ese auto más veloz, siempre querríamos volver a manejar el 911.

No estoy diciendo con esto que sus performances sean escasas, muy por el contrario, éste Cabriolet es un cúmulo de sensaciones al pisar el acelerador, lo que digo es que no se limita a solo a eso.  Girar la llave desde el lado izquierdo ya nos da un guiño a Le Mans y cuando al instante da un rugido el bóxer a nuestras espaldas, se producirá un encanto que ya no tiene vuelta atrás.

Exterior

Considero que es mucho más difícil dar personalidad a una versión descapotable ya que hay más limitaciones en el juego con las formas del techo, sin embargo los diseñadores del 911 han logrado su cometido de sobra. El juego de colores en la configuración de nuestra unidad es exquisito, tanto que es difícil decidir si queda mejor con techo abierto o cerrado. Mantiene la personalidad, la esencia de un 911 siendo un auto absolutamente moderno. No es un diseño retro, es absolutamente moderno manteniendo su ADN intacto.

Interior

Subir y bajar del 911 no presenta limitaciones para destacar. Puertas amplias y un zócalo con una distancia lógica hasta la butaca hacen que otros autos deportivos se vean casi ridículos. Si no me creen, bajen de un 911 y suban a un Lamborghini…

Una vez ubicados encontraremos un entorno de excelente calidad y con una ergonomía típica de alemanes. La principal limitación es para la pierna izquierda del conductor y la derecha del acompañante ya que los pasarruedas delanteros invaden el espacio de los ocupantes. Con regulaciones eléctricas, los asientos logran una corredera longitudinal muy extensa que permite que los muy altos también se sientan cómodos.

Continúa la idea de un botón por función lo que a priori nos puede marearnos pero luego de unas horas agradeceremos no tener que entrar a un interminable menú tan solo para cambiar la radio.

El tablero de instrumentos es el clásico Porsche de 5 cuadrantes que en ocasiones es requiere mover la cabeza para poder leer todo debido al aro del volante. El velocímetro analógico a mi entender está más por decorado que por utilidad ya que es de muy difícil lectura y bajo el gran cuentavueltas central se aloja un velocímetro digital de impecable lectura.

Equipamiento y seguridad

Por supuesto cuenta con todos los elementos de confort básicos de cualquier auto moderno, como butacas eléctricas, climatizador de dos vías con sensor de calidad de aire, luces full led, advertencia y asistencia de frenado, airbags delanteros y laterales para tórax y cabeza. La limitada visión hacia atrás se compensa con el park assist y la cámara trasera que también nos muestra el auto desde arriba. Por supuesto cuenta con puertos USB y lector de tarjeta SD y algo que nos dice que el 911 es un auto para usar, es la presencia de posavasos y porta botellas en las puertas.

Completan la lista de lo destacado, el control por voz, la pantalla multifunción con conexión a internet y Apple Car Play junto a un equipo de sonido de 150W con 8 altavoces de impecable sonido. A los asientos calefaccionados, nos hubiese gustado que se sumara la opción de refrigerarlos y sería muy práctico una bufanda de aire como la que equipa Mercedes Benz en sus convertibles.

Motor / Prestaciones

Motor bóxer de 6 cilindros, biturbo de 3 litros y cuatro válvulas por cilindro que entrega 379 CV a 6500 RPM. Cuenta con inyección directa, sistema Vario Cam Plus de distribución variable, block y tapa de aluminio. La refrigeración es por agua y la lubricación por cárter seco. Transmite la potencia a las ruedas traseras a través de una caja automática PDK de 8 velocidades. Hay que destacar el funcionamiento de esta caja que roza la perfección. La velocidad del pase de cambios es instantánea y siempre tiene el cambio correcto para la situación. Interpreta de manera sorprendente lo que el conductor quiere hacer y con un poco de práctica uno se puede llevar muy bien dándole ordenes directamente desde el acelerador.

Tanto la gestión del motor, el chasis y la caja se pueden modificar desde una perilla giratoria en el volante. En el modo normal se puede usar con total suavidad en el día a día aunque de todos modos contamos con un botón que al presionarlo nos dará por unos segundos la fuerza máxima de este conjunto. Cuenta con un modo WET para piso mojado, SPORT para una conducción “allegro vivace” y la fiera absoluta la encontraremos en SPORT+.

Es un conjunto motriz que no es demandante con el conductor, de hecho sorprende su suavidad pero si los buscas lo encuentras. Pisar el acelerador a fondo lo trasforma inmediatamente y algo que no pueden ofrecer sus hermanos Traga y coupé es el vínculo directo con el sonido del escape que ofrece el cabrio. Es la versión ideal por ejemplo para hacer el recorrido San Francisco – Los Angeles por la Ruta 1 en sus tramos más sinuosos y con el eco de los escapes rebotando en las montañas.

Pero si hay una característica de este cabrio que realmente me sorprendió para bien es su rigidez estructural. En ningún momento nos pasa factura por no tener un techo haciendo de sostén por lo que esta variante abierta termina de convencerme totalmente. La estanqueidad e insonorización de la capota es de primer nivel, se pliega y despliega rápida y sencillamente por lo que es un auto que ofrece las virtudes del cabrio sin adolecer de sus limitaciones. Si los 0,2 segundos más que le toman llegar a 100 Km/h con respecto al coupe son un problema para usted, probablemente no está mirando el auto correcto y tal vez deba buscar un auto de carreras.

Sus 379CV le permiten alcanzar una velocidad máxima de 180 millas por hora,  unos 290 Km/h y acelera de 0 a 60 MPH en 4,2 segundos. Moviendo unos 4,2 Kg por HP y con un torque de 449 Nm entre las 1950 y las 5000 RPM, las recuperaciones son excelentes.

Precio y conclusión

El 911 Carrera Cabriolet es un deportivo que más que ningún otro competidor se puede disfrutar en el día a día. Se puede llevar al trabajo o a la pista aunque para viajar sus limitaciones se verán marcadas por el número de plazas y el reducido espacio de carga de 130 litros.

La versión abierta que nos ocupa nos ofrecerá un plus sin caer en los vicios más típicos de los Cabriolet como son la rigidez estructural y la insonorización. Por un precio sugerido de 112.000 dólares no esperábamos menos.

Texto: Diego Porciello – Fotos: Rafael Delceggio

Nótese la cara de satisfacción del periodista Diego Porciello luego de la jornada de pruebas

 

You Might Also Like

Déjanos tu opinión

Tu correo electronico no sera publicado. Campos requeridos han sido marcados con *